esenpt
Error
  • JUser: :_load: No se puede cargar usuario con el ID: 63

Fue inaugurada ayer ALUR SA que refinará azúcar y destilará alcoholes en Bella Unión

Ante la presencia masiva de los trabajadores de la ex Cooperativa Agrícola Limitada Norte Uruguayo (Calnu), el Poder Ejecutivo inauguró oficialmente ayer en Bella Unión la firma Alcoholes del Uruguay (ALUR SA) que refinará azúcar y destilará alcohol mediante una sociedad anónima integrada en un 90% por la Administración Nacional de Combustibles, Alcohol y Pórtland (Ancap) y en un 10% por la Corporación Nacional para el Desarrollo (CND). Para la destilación alcohólica, Ancap utilizará una subsidiaria propia: CABA SA

Un acuerdo con la República Bolivariana de Venezuela permitirá que el ingenio industrial pueda contar con petróleo barato que Ancap convertirá en combustible y ya existen varios fabricantes, en especial brasileños, que ofertaron la caldera necesaria para reacondicionar una planta que está en estado de casi abandono, y que acarrea un fuerte pasivo financiero.

El gobierno pretende propiciar que en tres años haya al menos diez mil hectáreas de caña de azúcar ya plantada, y así generar seis mil puestos de trabajo.

Los jerarcas destacaron que "el proyecto suero alcoholero" evidencia que el Frente Amplio ya está cumpliendo con las pro¬esas electorales que realizó a una de las zonas más empobrecidas por "las políticas neoliberales" de los anteriores gobiernos militares y de los partidos Nacional y Colorado.

El titular del Ministerio de Industria, Energía y Minería (MIEM), el ejecutivo Jorge Lepra, afirmó que "el gobierno está en el buen camino para la recuperación real de la zona", tal como lo había prometido el presidente Tabaré Vázquez, incluso al asumir el 1° de marzo.

"La agricultura de la energía"

Por su parte, el subsecretario del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP), el ingeniero agrónomo Ernesto Agazzi, dijo que estuvo "siguiendo el proceso de Bella Unión desde hace muchos años", y "en particular", desde el inicio "del proceso de desregulación del mercado azucarero, cuando se empezó a desmantelar después de la firma del Tratado del Mercosur, hasta la entrada de las políticas neoliberales, que llevaron a las últimas etapas" en las que todo el complejo agroindustrial de la ex Calnu "ya no era sostenible".

"Todos los pueblos tienen energías históricas que afloran en cierto momento y permiten hacer cosas importantes", comentó el subsecretario Agazzi, para subrayar la participación de los vecinos de Bella Unión y de los propios trabajadores de la ex Calnu para diseñar el proyecto que se inauguró con notoria expectativa entre los medios na-cionales y regionales.
 
"Es cierto que hubo una etapa larga de políticas de diversificación, pero terminaron en las políticas de reconversión que dejaron de lado el cultivo de la caña de azúcar con el argumento que era más barato importar el azúcar de otro lado. Si hubiéramos razonado eso con la carne o con el trigo, o cualquier otra cosa, no sé dónde estaríamos ahora como país".

"Acá se junta la cola con la cabeza", explicó Agazzi. "Las primeras plantaciones de caña de azúcar las hizo el ingeniero Alfredo Montes Quíntela, en Rivera, pero luego se trasladaron para Bella Unión, porque los promedios de temperaturas y lluvias eran mucho más favorables".

"Y las primeras plantaciones en Artigas eran de Ancap para producir alcoholes de boca, una producción que tuvo un desarrollo importante. Ahora la vamos a continuar a través de este ente autónomo dedicado a producir combustibles", aseguró el subsecretario.

Luego indicó que "las reivindicaciones sociales tomaron formas políticas que llevaron a que se hicieran inversiones: hoy el gobierno está acá, con ustedes, diciendo que hemos cumplido lo que prometimos: el presidente Vázquez dijo cuando asumió que se iba a plantar más caña en Bella Unión. Ahora decimos: se plantó más caña y se va a plantar más".

El ingeniero Agazzi señaló que "los problemas energéticos que tenemos como sociedad también pueden tener respuesta por el lado de la generación de puestos de trabajo en el campo y en la industria para una matriz energética diferente", sin continuar con una dependencia absoluta de los hidrocarburos que Uruguay debe comprar en el exterior.

"Empieza una nueva etapa después de una trabajosa negociación y muchísimas horas de discusión de detalles, como debe ser en una sociedad democrática, y se llegó a firmar el arrendamiento transitorio de todo el complejo industrial, luego se verá otra salida definitiva, y se convino que ALUR SA se hiciera cargo del pasivo y del activo porque no había otra".

Agazzi sostuvo que "se acabó la etapa de los incumplimientos, de las inconformidades y de los entreveros por las deudas que no se sabía quién las iba a pagar. Hoy empieza una nueva etapa que incluye nuevas responsabilidades de todos nosotros. No será un problema sólo de productores y trabajadores rurales e industriales, sino de toda la sociedad. Tiene que ver con el comercio, con el trans¬porte, y con el latir de una zona por la que queremos apostar".

"Un nuevo polo de desarrollo en el norte"

El presidente de la Corporación Nacional para el Desarrollo (CND), el contador Alvaro García, dijo por su lado que "el proyecto suero alcoholero es uno de los puntales para esta Corporación que está pretendiendo cambiar su cara después de un largo historial de los últimos 20 años". "Estábamos esperando esta oportunidad hace bastante tiempo", agregó.

"En Calnu se termina una etapa de ineficiencias, patrimonios negativos y angustias y se empieza una etapa de producción y comercialización de alcohol, a través de Ancap, para alcanzar la rentabilidad que todos
queremos, en un emprendimiento productivo del cual todos los uruguayos somos accionistas, para crear un nuevo polo de desarrollo en el norte".

"Hubo durísimas presiones de intereses personales y grupales" para abortar el emprendimiento
En una intervención que culminó con una cerrada ovación aprobatoria por parte de los numerosos trabajadores presentes, el presidente del Sindicato de Obreros de Calnu, Carlos Píriz, señaló reiteradas veces que el proyecto suero alcoholero fue víctima de múltiples "presiones" para que el gobierno de Vázquez fuera impedido de lanzar el emprendimiento.

"Después de una larga lucha en la que hemos tenido presiones de todo tipo, hoy estamos reivindicando el anhelo de todos los trabajadores por seguridad laboral y más empleo, que es lo que vimos en el proyecto suero alcoholero que está presentando el gobierno", afirmó. "El proyecto es mucho más ambicioso de lo que la gente sabe porque hay mucha gente esperando que lo que pase en Bella Unión sea viable para iniciar otros proyectos en otras partes del país para  generar puestos de trabajo, que es lo que está fallando en Uruguay". Recordó que los trabaja dores sindicalizados reclamaron !a intervención estatal de Calnu cuando se desarrolló una sesión del Consejo de Ministros en Bella Unión. "Era la única forma de salvar el patrimonio que teníamos para salir de la miseria en la que cayó Bella Unión en los últimos años por la desnutrición infantil, el desempleo y las enfermedades".

"Queremos manifestar nuestra alegría porque el gobierna que entró nos ha escuchado; hoy estamos trabajando en con junto. Hubo durísimas presiones en los últimos meses por los intereses personales y de grupo. Ahora vamos a demostrar que este proyecto es viable y que en éste el proyecto que necesitábamos para Bella Unión. Por eso nos comprometemos los traba jadores. Acá nunca se paró, una zafra por culpa de los trabajadores, a pesar de todas las sitúa clones que hemos pasado. Y seguiremos siendo responsables porque hay un país entero que espera que este proyecto sea viable para que se pueda lanzar en otras partes".

"Comenzamos a dar un paso de gigantes"

El presidente de Ancap, ingeniero Daniel Martínez, tomó la palabra en nombre de la empresa pública que controlará el 90% de las acciones de ALUR y señaló que la caña de azúcar tiene ahora "proyección propia" sin necesidad de subsidios anuales, y destacó la importancia vital de terminar con la dependencia que Uruguay tiene con los hidrocarburos.

"Cuando firmábamos el arrendamiento sentíamos que estábamos cumpliendo con lo que habíamos prometido respecto al Uruguay Productivo por el que mucho luchamos. Ahora podemos usar la planta a través de ALUR y comprar en breve la maquinaria necesaria para la destilación del alcohol. Y si estamos en esto es por un compromiso de vida y de ideas, tratando de llevar a la práctica lo que siempre hemos predicado durante nuestras vidas".

"Creo que tiene un futuro promisorio porque, por primera vez se puede unir la producción de azúcar con la destilación de alcohol. Tal vez no nos demos cuenta de lo que estamos haciendo para el país. Tener un proyecto de biocarburante, empezar a romper la dependencia de los hidrocarburos, es fundamental para ahorrar divisas, y nos permite empezar a sustituir la matriz energética, a través de nuestra gente y nuestra inteli¬gencia, y con recursos propios. Comenzamos a dar un paso de gigantes; tenemos un gran desafío".
"Nada hay más angustiante que no saber lo que va a pasar el año que viene. Hoy sabemos que hay políticas de Estado que proyectan viabilidad y rentabilidad en el largo plazo. Y la caña de azúcar no necesitará más ayudas todos los años, porque tiene proyección propia".

"Nos querían convencer que era más rentable importar azúcar que refinarla"

El vicepresidente de Ancap y presidente de ALUR SA, Raúl Sendic, ridiculizó planteos de gobiernos anteriores que destruyeron la cultura agropecuaria y que propusieron importar el azúcar y eliminar las plantaciones y las refinerías nacionales, "políticas neoliberales" a las que atribuyó la violenta pauperización que padece la zona norte hace ya muchas décadas.

"Si llegamos a este momento fue por el esfuerzo que se hizo tantos años desde Bella Unión para defender la plantación de la caña de azúcar. Y se logró llegar a pesar de los intentos, a través de los años, de hacer desaparecer la plantación de caña y la refinación de azúcar. Se nos quería convencer que era más rentable la importación. Recuerdo las discusiones que teníamos con algún ministro que me preguntó si había sacado la cuenta de lo que costaría proteger la caña azucarera, y yo le respondí que sabía cuánto cuesta no protegerla de tanta pobreza que había visto, de ver tanto peludo reconvertido en peón de construcción o en jardinero en el sur del país, de tantas enfer¬medades y de tantos gurises muertos de hambre".

"Sabemos con exactitud cuánto ha costado no defender la industria azucarera", recriminó Sendic  quien recordó que el proyecto de reactivación "ya estaba comprometido" con el Frente Amplio "desde elecciones pasadas cuando no logramos el Gobierno Nacional", y que ahora es "urgente ponerlo a andar antes que lodo esto se termine de caer del todo". "Era imperioso ponerse a trabajar con urgencia y avanzar en un camino de diálogo y de convencimiento que logramos transitar", remarcó el presidente Sendic con entusiasmo.

"Es el resultado de un enorme esfuerzo del gobierno uruguayo y del Estado porque pocos proyectos han aglutinado el esfuerzo de tantas instituciones estatales", indicó.

"Nunca será cuestionado el proyecto si es verdaderamente rentable", agregó, al señalar que la iniciativa podría extenderse a otras partes del país con otros tipos de producciones agroindustriales.

"Lo triste sería que las generaciones futuras dijeran de nosotros que pudimos pero que no nos atrevimos Nosotros decimos que acá estamos porque podernos y acá estamos porque nos atrevemos a soñar con un Uruguay de trabajo, dignidad y justicia para todos", indicó.

Fuente: Diario "La República"

Escrito por