esenpt
Error
  • JUser: :_load: No se puede cargar usuario con el ID: 63

Se inicia gestión estatal de Calnu, "última" chance para los cañeros

El gobierno celebró el traspaso de la gestión y las millonarias deudas de la empresa al Estado

Revivimos! se escuchó decir en solitario, con los puños apretados, a una mujer trabajadora de la cooperativa azucarera Calnu de Bella Unión, ubicada en el fondo del salón de actos del Edificio Libertad donde ayer finalmente se concretó la firma de los acuerdos por los cuales se traspasó ese ingenio azucarero a manos del Estado, el que asumirá sus millonarias deudas con el Banco República y procurará destilar alcohol a partir de caña de azúcar.

Con esa exclamación la señora pareció resumir el sentir de los obreros y productores cañeros que ahora, bajo la gestión estatal, tendrán una nueva oportunidad -la "última", según aclaró el ministro José Mujica- para demostrar que la caña de azúcar es un cultivo económicamente viable en una zona del país que registra altos niveles de pobreza. "Si el proyecto abdica nos quedamos sin respuesta", "teóricamente derrotados" y "el país sin esperanza", afirmó el ministro, quien anunció que la semana próxima viajará al departamento de Artigas para explicar el plan del gobierno y reclamar "el apoyo de toda la sociedad".

Mujica, en un discurso donde varias veces levantó la voz para reafirmar conceptos, afirmó que "no abdica de los sueños y compromisos" que tuvo y habló de incrementar "primero la riqueza" para luego "pelear por repartirla".

El acto de gobierno, estuvo cargado de simbolismo por lo que significó la movilización de "los peludos" para el Frente Amplio y por cumplirse así una promesa electoral del presidente Tabaré Vázquez de un proyecto que, según dijo Raúl Sendic, vicepresidente de ANCAP, "soñaron nuestros padres" y que concreta "nuestra generación". Sendic es hijo del fallecido líder tupamaro, Raúl Sendic, quien en 1962 había organizado una marcha de los cañeros que recorrieron a pie los 600 kilómetros que separan Bella Unión de Montevideo para re¬clamar mejores condiciones de trabajo.

La significación del acto también estuvo dada por la participación de varios jerarcas como el ministro de Industria Jorge Lepra, los subsecretarios, de esa cartera y de Ganadería, Martín Ponce de León y Ernesto Agazzi, respectivamente, el presidente y director de ANCAP, Daniel Martínez y Germán Riet, el vicepresidente de UTE, Pedro de Aurrecoechea, el director Nacional de Trabajo, Julio Baraibar, el presidente del Banco de Previsión Social, Ernesto Murro, el titular de la Corporación Nacional para el Desarrollo (CND), Alvaro García y el presidente del Instituto Nacional de Colonización, Gonzalo Gaggero. En filas de asientos más atrás se mezclaban las delegaciones llegadas desde Bella Unión de trabajadores de Calnu, productores y plantadores.

A partir de ayer Calnu es admi¬nistrada por ALUR (Alcoholes del Uruguay), que es propiedad de ANCAP y de la CND. Sendic adelantó a El Observador que ALUR asume el control "de inmediato" y dijo que "se removerá" a los actuales gerentes porque la empresa contará con un nuevo organigrama de funcionamiento "que asegure su éxito".

MENSAJE. Mujica dijo que la caña de azúcar es una gramiña "complicada" que "da esperanza" al norte de Uruguay. Recordó que el país hace más de 15 años decidió hacerla desaparecer y probó hasta sustituirla por espárragos, lo que fue "un quijotesco disparate".

Dijo que la "resistencia" de la población de Bella Unión y la acción de otros "locos", entre los que se incluyó, permitieron que la caña resistiera a pesar que cada año que se sembraba "era el último de un recurso en retirada".

"La batalla dada no parece en vano pero todos somos conscientes que llegamos con los canutos, con una industria casi deshecha con un pueblo enfermo de esperanza donde todos están contra todos y donde nadie sirve de nada, pero sirven y los precisamos a todos, porque este es el Uruguay que tenemos y tenemos que apretamos la faja y arrancar", reflexionó.

El ministro dijo que el objetivo es cultivar, ampliar el área sembrada y después nos pelearemos porque "el salario es poco" o porque "me explotaste", "pero hay riqueza para pelear y no ollas populares para repartir". "No queremos el país de la miseria, de la organización de la lástima. Este es el mensaje del país productivo" afirmó Mujica que a esa altura era aplaudido.

El ministro comunicó que irá a Bella Unión y dijo que en nombre del gobierno le dará un "abrazo" a los productores con los que se pelea, a los peludos y a los cañeros que desde hace más de una semana ocupan tierras, no para que lo "aplaudan" sino para resolver el problema de sus "nietos".

Fuente: Diario "El Observador"

Escrito por