esenpt
Error
  • JUser: :_load: No se puede cargar usuario con el ID: 63

ANCAP y CND asumen el pasivo del ingenio de Bella Unión y gestión para producir alcohol

Calnu pasa hoy al Estado tras una dura amenaza de Mujica

La frase del presidente Tabaré Vázquez "a este gobierno no lo patotea nadie", pareció guiar el pensamiento del ministro de Ganadería y Agricultura, José Mujica, quien ayer, irritado, remitió una nota, con su firma, al Directorio de la cooperativa azucarera Calnu de Bella Unión, rechazando de plano por "inaceptable" y por "no corresponder ética ni moralmente" la exigencia de un grupo de productores cooperativistas de caña de azúcar para que se creara "un fondo" y se les adelantara US$ 500.000 como condición para firmar un acuerdo por el cual aquel ingenio pasará a ser gestionado por el Estado a través de ALUR (Alcoholes del Uruguay).

La Asociación de Plantadores de Caña de Azúcar, exigió, además, que ALUR se haga cargo de deudas de Calnu de años anteriores a 2005 y de otras que los cañeros tienen con bancos privados que provienen de la época en que se impulsaron planes de reconversión para la caña de azúcar. Enterados de esas exigencias, poco después del mediodía, Mujica expresó en una nota a la que accedió El Observador que de no ser firmado hoy el acuerdo, aconsejará al Poder Ejecutivo "retirarse de la negociación" y "encomendará al Banco República (BROU) la inmediata ejecución de las deudas pendientes de Calnu y su entorno", las que suman más de US$ 30 millones.

Esa situación, que molestó al gobierno, puso un manto de duda sobre si se iba a firmar el acuerdo, la que finalmente se despejó, cuando a última hora el presidente de Calnu, Jorge Serra, se comunicó con Mujica para confirmarle que hoy estará en el Edificio Libertad para ratificar los documentos que se habían inicializado el viernes 20 en Salto. Serra admitió a El Observador que pensó en renunciar si no tenía el apoyo de los suyos, algo que finalmente logró.

DURO. En la nota enviada por Mujica a Calnu se expresa que las "nuevas exigencias" que "condicionan" la firma del acuerdo, son "a juicio de este Ministerio, inaceptables". "No corresponde ni ética ni moralmente este tipo de planteos porque este gobierno se ha propuesto firmemente llevar adelante los intereses nacionales por encima de los planteos personales, sectoriales o corporativos", expresa la carta.

Mujica fue claro al señalar que el Poder Ejecutivo no está dispuesto a aceptar nuevas exigencias. "Si el Directorio de Calnu no cumple con lo firmado en Salto y no concurre a refrendar el acuerdo el día de mañana (hoy) 24 de enero a la hora 16 en Casa de Gobierno, este Ministerio recomienda al gobierno retirarse de la negociación y encomendará al BROU la inmediata ejecución de las deudas pendientes de Calnu y de su entorno, sin perjuicio de las demás acciones que paralelamente corresponda aplicar". "La razón de esta drástica posición es la comprobación de la reiterada falta de compromiso con una causa de interés nacional", concluye la misiva firmada por Mujica. En tanto el vicepresidente de ANCAP, Raúl Sendic, uno de los impulsores del proyecto sucroalcoholero, dijo a El Observador que la propuesta del gobierno "es una solución de fondo para Bella Unión, una zona relegada del país" y cuestionó las nuevas exigencias planteadas por productores.

En la página web de la Presidencia de la República, desde ayer temprano se anunció que el acuerdo de absorción de la cooperativa Calnu por ALUR -propiedad de ANCAP y de la Corporación Nacional para el Desarrollo se firmará hoy a las 16 horas en el Salón de Actos del Edificio Libertad. El proyecto que apunta a fabricar alcohol a partir de caña de azúcar es de central relevancia para la administración de izquierda que durante la campaña electoral prometió reactivar la producción del cultivo.

ACUERDO. El acuerdo que se rubricará esta tarde establecerá que ALUR arrendará el complejo de Calnu por 10 años a un costo de US$ 2,1 millón, dinero que se volcará a los productores para pagar la materia prima y la caña de azúcar entregada a la cooperativa durante el 2005. ALUR comprará además el crédito de Calnu en el BROU, que ronda los US$ 30 millones, por el cual se piensa pagar algo más de US$ 2 millones, dijeron fuentes oficiales. Se invertirá alrededor de US$ 1 millón en obras de refacción del ingenio, se necesitará de otro millón de dólares mensuales para su funcionamiento y se presupuestaron US$ 4 millones para la construcción de una destilaría de alcohol, que se ubicará junto a la planta de Calnu.

Fuente: Diario "El Observador"

Escrito por